Miriam Ponsa

Raiers

Primavera-verano 2014

El oficio de raier consistía en la construcción consistía en embarcaciones de troncos llamadas rais y su conducción río abajo.

En Catalunya la actividad más importante de los raiers era en Coll de Nargó, la cuenca del río Segre, y en Pont de Claverol, en la cuenca de la Noguera Pallaresa.

El nombre de rai viene de ‘rayo’, ya que la estructura de madera viajaba como un rayo por las aguas de los ríos catalanes.

La actividad del raier se iniciaba en invierno en los bosques de pino negro y abeto del Pirineo para barranquear las bigas río abajo hasta los puntos de enraiamiento y en verano llevar los rais navegando hasta los puntos de distribución de madera.

El viaje, el contacto con la natura y el movimiento del agua de los ríos da paso a la inspiración de esta colección.

La técnica artesanal del macramé y el trabajo con cordones representan las vilortas anudadas que se utilizaban para fijar los rais. La técnica de la jarapa, los trenzados, anudados y el nudo español son presentes en la colección.

El trabajo con texturas y la mezcla de materiales quiere crear movimiento y simboliza el agua. El látex es el material estrella para favorecer este movimiento y se fusiona con seda y se trabaja como capa superficial para conseguir el efecto mojado.

Los estampados están trabajados con la técnica de la serigrafía de forma totalmente artesanal. Los diseños de texturas que se diluyen y que están sólo medio estampados evocan el agua y su estado efímero.

Las formas orgánicas y oversize dan paso a tejidos de seda, lino y cotón. Las costuras con las bastas exteriores exageradas simbolizan las heridas de la madera. También se utilizan costuras exteriores para los tejidos dobles.

Los colores azul, verde, gris, negro y blanco ayudan a crear el ambiente necesario para la colección, recuerdan los colores del río y de la natura.

La lucha del hombre y la naturaleza es el hilo conductor de la puesta en escena.