Miriam Ponsa

Boletaires

Otoño-invierno 2012-2013

El universo micológico es el nuevo objeto de investigación. En este contexto el refugio es un ambiente rural de otoño: fresco y húmedo. Las setas simbolizan la transformación , una metamorfosis desde el momento que nacen hasta su descomposición. Esta erosión se trabaja fusionando tejidos similares, entintando en degradado y experimentando con los tejidos, la mayoría 100% naturales como el cachemir, el algodón, la seda y el látex.

El patronaje juega a favor de las formas e intenta captar el volumen mediante plisados ​​y costuras irregulares. Apuesta por los tejidos tridimensionales para acercarnos al mundo de las formas . Los tejidos trenzados a mano se trabajan para dar volumen y nos acercan a la recolecta manual de las setas. Asimismo simbolizan la sutileza y variedad.

El ambiente rural se refleja mediante la gama de colores, los cuadros de los tejidos, los jerséis tricotados a mano y las formas amplias. Se trabaja el látex para conseguir el efecto húmedo del bosque, ambiente idóneo para encontrar setas .

La tierra es una de las protagonistas de esta colección que rinde homenaje a los y las boletaires, así pues colores terrosos y ambientes sombríos que juegan con el negro y la escala de grises para recrear la erosión y la muerte.